15/11/17

Tres limericks


1
Si una anciana sentada en la ventana
Te dice seria que ella es una iguana
No sé si creería
Primero miraría
Cuan loca y cuan tirana es la cristiana

2
Un pájaro, sargento en esta trama
Nos ordena dormir sobre una rama
Piensa un rato y medita
Como un sabio eremita:
“Mejor duerman debajo de la cama”.

Pasmado se quedó el señor conejo
lo culpan de robarse los espejos
acusó a una oruga
después se dio a la fuga

salvándose el pellejo de conejo

9/11/17

Quiero esconderme adentro de mi cuerpo (otra versión)

Quiero esconderme adentro de mi cuerpo,
como flor que en capullo se transforma y empieza a decrecer,
de las ramas más chicas a las ramas más gruesas,
se afina, llega al tronco que adelgaza,
hasta ser tallo y hoja, y menos que eso, tal vez,
para meterse adentro de la tierra,
desraizarse hasta ser semilla; barro
que la deshunde; lluvia
que se eleva hasta el cielo,
excremento que alcanza
a un pájaro planeando, 
que desaciende lento sobre el trigo,
atravesando, arrebolado,

las columnas oblicuas de la tarde

28/10/17

Entender de golpe

La luna sobre el río no alivió su pesar, su presencia brillante era de una indiferencia de siglos. Tiempo perdido y cruel en el banco, hasta que asuntos más concretos lo reclamaron, lo salvaron. Caminó largo rato hasta encontrar una estación de servicio. Todavía en pena lánguida los primeros pasos, urgidos y firmes los últimos.
Abrió la puerta del baño con la ferocidad de quien entra al infierno sin miramientos a buscar lo que le fue arrebatado.
Tuvo una revelación. El brillo de transpiración sobre la tabla del inodoro que vio mientras se subía los pantalones, que ni siquiera debió secar con papel higiénico porque ya se evaporaba la frágil memoria de su último gesto: el culo apoyado pesadamente y haciendo lo que tenía que hacer y dejando ser y dejando ir por abstractas cañerías en una búsqueda siempre perdida.

3/10/17

En el bosque en una tarde nevada - Robert Frost


Creo saber de quién son estos bosques 
Sin embargo, su casa está en el pueblo
No me verá paseando por sus tierras
Ni mirando nevar sobre las copas

Quizás para el caballo sea raro
Frenarse donde no haya puestos cerca
Entre el bosque y el lago congelado
La tarde más oscura de este año

Le da una sacudida a sus cencerros
Pregunta si se trata de un error
El único otro ruido es el ondeo
Calmo del viento y de los copos suaves

 Los bosques son hermosos y profundos
Pero tengo promesas que cumplir
recorrer millas antes de dormir

recorrer millas antes de dormir

Trad: Francisco Gorostiaga




Stopping by Woods on a Snowy Evening


Whose woods these are I think I know.   
His house is in the village though;   
He will not see me stopping here   
To watch his woods fill up with snow.   

My little horse must think it queer   
To stop without a farmhouse near   
Between the woods and frozen lake   
The darkest evening of the year.   

He gives his harness bells a shake   
To ask if there is some mistake.   
The only other sound’s the sweep   
Of easy wind and downy flake.   

The woods are lovely, dark and deep,   
But I have promises to keep,   
And miles to go before I sleep,   
And miles to go before I sleep.

28/9/17

Un día

            Lo último que recuerda Lucrecia que pensó en ese día antes de dormirse, con una sensación rara, es que en definitiva no le había pasado nada. Se había despertado a las 7, diez minutos antes que el despertador. Con los ojos cerrados acercó los dedos a la pantalla y esperó a que empezara a sonar para apagarlo. Efectivamente, comenzó a sonar. Le pareció que era una autómata, y se levantó de la cama con una sonrisa. Desayunó lo habitual, es decir, lo que había: en esta oportunidad, un poco de pan con mermelada, ya que lo poco de cereal que quedaba en la caja se lo sirvió a Lana, su hija de diez años. Recalentó un poco de café del día anterior y lo tomó a medias, pensando en lo que tenía que hacer. Visitar a su mamá, cumplir con cuatro reuniones agendadas en distintas oficinas. Iría en colectivo hasta allá y después taxi entre cada punto, pensó como si estuviera decidiendo, pero fue claro para ella que ya lo sabía, estacionar tantas veces por Palermo era una tortura que estaba descartada desde el vamos. Se le ocurrió que siempre en el desayuno hacía el simulacro de tomar decisiones que ya estaban definidas desde el día anterior.
            Llevó a Lana al colegio, caminando cinco cuadras. Lana preguntó por qué calle irían, siempre variaban el recorrido. Lucrecia entendió que esa aparente indefinición del trayecto era de una previsión absoluta, como la consulta del pronóstico antes de salir. Y tomó por Ramallo. Lana iba saltando las baldosas, haciendo de su caminata un juego que se iba apagando hasta arrastrar los pies y la mochila en las últimas dos cuadras, cuando ya compartían la vereda con otros niños igualmente soñolientos escoltados por sus respectivos adultos.  Y en cada minúscula actividad se iba reforzando esta idea de estar viviendo una repetición. Cuando se acordó de “El día de la marmota”, la película donde es siempre el mismo día, le pareció una obviedad, ya sabía que le iba a venir a la mente. Esta sensación le fue delineando una sonrisa, como una contracción placentera de los pómulos, que le duró todo el día.
            En la parada de colectivo, a las personas que esperaban posiblemente las veía por primera vez, pero los gestos de cansancio, de expectativa, de apuro las veía todos los días. Las personas particulares eran intercambiables pero su rol de relleno en su vida era una cifra inalterable. Y la visita a su madre fue de una normalidad pasmosa. Sólo imaginar el encuentro en el colectivo hubiera alcanzado para fijar todo su contenido, aunque no le hubiera permitido saborear el cumplimiento de lo inevitable. Tomaron el té con limón, hablaron un poco, se despidieron. El tiempo transcurría previsible y Lucrecia lo recorría maravillada.

            El resto del día pasó, levemente feliz. Lucrecia pensó su vida desde otra perspectiva. La percepción de una rutina inalterable la sacudía como un hecho traumático. Ni siquiera ante la muerte de su padre había tenido un enfrentamiento tan radical con su vida. Nunca se había visto como alguien con una identidad tan determinada, pensó, con la felicidad de quien descubre algo precioso. Con la certidumbre también de que estas grandes verdades son sólo un estado de ánimo.

Querido Pablo


Bergamo, Italia, 1945
Querido Pablo,

Hoy llega un nuevo 28 y miro por la ventana con la esperanza irrenunciable de que aparezcas caminando por la vereda. Caen copos de nieve y se acumulan contra la fachada de la casa. Unos chicos arman un muñeco. Le ponen ojos de piedra, nariz de zanahoria y un casco de soldado que tiene un agujero de bala en la parte de la frente. Los acompaña un perrito overo que mueve la cola como un plumero. 
Anuncian fuertes tormentas para los próximos días. Alemania perdió la guerra. Sí, otra vez. 

Los aliados entraron con sus tropas. Esperemos que los rusos tenga piedad de nosotros.
Aparentemente Roosevelt, Churchill  y Stalin llegaron a un acuerdo en Yalta.

Sinceramente tuyo,


El blog

26/9/17

La tierra lisa, limpia de caballos (ejercicio en endecasílabos)

La tierra lisa, limpia de caballos
La tierra seca, estéril del encanto
Las nubes que componen en silencio
Heridas vivas, el rugido blanco

Las crines de caballos transparentes
Flotando sobre el lecho los suspiros
Nostalgia de galopes en el eco
De un autor, de un andante y sus velantes

Tal vez muerta, tal vez niña en mis brazos
Tal vez vieja, tal vez muda, en reposo
Un mar de arena azul sobre los párpados
Cúmulos de una tarde arrebolada

La piedra que flota en laguna oscura
Tallo, pétalos y espinas en el pecho
Conjuro de una tierra que se agrieta
El sueño de una casa que se inunda

El agua cae por los escalones,
Sillones que naufragan en la sala,
Madera que se apaga silenciosa,
Ceniza tibia, impávida mañana

El viento árido sin incertidumbre
La tierra roja, cumbre del hechizo
La muerte llana, escombro de la noche
Brújulas que se pierden en el tiempo

La tierra pulcra, limpia de caballos.
El oro, carne nuestra de horas rotas.
Arena suave lisa sin el tiempo
Cristal marino, aguja sin memoria

Que zurce con desvelo esmerilado
Que surca con alambres el olvido
Que junta las dos partes del destrozo
Las fracturas de un cuerpo disipado.

La tierra lisa, limpia de caballos
La tierra llana, piel entumecida
El llano oscuro, sueño, madrugada
La llama breve que hoy se ha apagado